20.10.09

Hijo del siglo

Hijo del siglo



“¿Qué hay para ti en el siglo ajeno?”
Séneca, el Retórico


Que la luz te posea
y le hables a la luz

Predica en el desierto

Donde se hace elocuente
la lengua del lagarto

Predica en el desierto

Donde el verde asediado
acoraza su savia

Predica en el desierto

Donde el sol meridiano
acucia a la materia

Predica en el desierto

Entre curvas de sueño
bajo sueños de agua

Predica en el desierto

Entre inmensos silencios
donde canta la sed

Predica en el desierto

Con la arena sagrada
metiéndose en la boca

Predica en el desierto

Rodeado por la sombra
de sombras asombradas

Predica en el desierto

Bajo el rayo radiante
la belleza instantánea

Predica en el desierto

En la luz implacable
en la luz seductora

Predica en el desierto

Mientras dice el simún
y el resplandor estalla

Predica en el desierto

Ante pesados cielos
que inundan tu cabeza

Predica en el desierto

Con la noche solar
y luna al mediodía

Predica en el desierto

Y sólo de estar solo
tu soledad se sacie

Predica en el desierto

Que te laven los vientos
el alma la mirada

Predica en el desierto

Y que te vuelvas hueso
y que dejes el ansia

Predica en el desierto

Y que el hueso desnudo
nueva arena se haga

Predica en el desierto

Contra todo confort
sin seducción sin trampas

Predica en el desierto

En el rocío mínimo
la lluvia te acompaña

_______________

1 comentario:

Vicenta dijo...

Bellísimo