18.6.16

– Último tango en Rosario / L’Art de se taire – El Arte de callar







PAR DANIEL LEQUETTE


Voici deux livres qui se complètent pour appréhender l’un des représentants les plus importants de la culture argentine contemporaine : l’anthologie publiée chez Al Manar (sans notes, sans dates, aux traductions très inégales) présente une veine particulière du poète : l’écriture lapidaire, correspondant à sa définition de l’arte povera, et une thématique très resserrée, élémentaire, où domine la volonté de saisir par le souffle, la voix, l’incandescence de l’instant : « ciel / cerné / terre qui brûle ». Le recueil publié par Reflet de lettres, inaugurant une collection bilingue d’écrivains argentins, répond davantage aux attentes du lecteur d’anthologies. C’est un journal d’expériences, de rencontres, d’évocations (Camus, Swift, Hernandez, etc.) prenant chacune une expression différente adaptée à ses significations, aux émotions qu’elle suscite : protéiforme et pourtant toujours reconnaissable, une voix singulière passe de la peinture nostalgique des cinémas de quartier à la dénonciation des multinationales, de la remémoration émue des chansons enfantines aux variations sur une phrase de Wittgenstein en passant par l’évocation douloureuse d’une mère dont l’enfant devenu vieux se demande toujours « Que cria-t-elle en se taisant ?   On peut y voir le portrait d’un homme de culture qui a été de tous les combats esthétiques et politiques, affrontant ses multiples contradictions et cherchant, dans la forme poétique, les ressources pour leur donner toute leur puissance déflagrante tout en les ordonnant « Tu n’en as pas fini / tant que brillera implacable la lumière qui désordonne / Tout qui doit se dire ou être aimé ». Cela donne par delà la diversité formelle une écriture d’entrelacs de sens et de sons qui fascine, entraîne et dont les clés peuvent se trouver en particulier dans l’hommage à Aldo le pèlerin « attiré ... Par la contradiction tantalesque des opposés » que « la poésie... enchantait Mais [dont] la vie fut [le] Phénix », qui résonne comme un art poétique en même temps qu’un art de vivre.








(Comunicado de prensa / Se agradece su difusión:)




NUEVO LIBRO BILINGÜE EN BRASIL DE RODOLFO ALONSO

         Penalux Editora anuncia el lanzamiento en Brasil de un nuevo libro bilingüe del reconocido poeta argentino Rodolfo Alonso: “Poemas pendentes”, con prólogo de Lêdo Ivo, epílogo de Carlos Drummond de Andrade y traducción de Anderson Braga Horta.
         El libro, de 198 páginas, ya se encuentra disponible en nuestra librería on-line:


         Primei traductor al castellano de los heterónimos de Fernando Pessoa, desde muy joven Rodolfo Alonso también es el más activo traductor de grandes poetas brasileños, comenzando por sus amigos Carlos Drummond de Andrade y Murilo Mendes, y culminando entre otros con Manuel Bandeira, Olavo Bilac y Lêdo Ivo. Thesaurus publicó en Brasilia su “Antologia pessoal”, bilingüe (2003). La Academia Brasileña de Letras le otorgó sus Palmas Académicas.



11.4.16

PRESENTAN EN LA FERIA EL PRIMER LIBRO EN GALLEGO DE RODOLFO ALONSO

                                                                    


En la Feria del Libro 2016, que tiene como ciudad invitada a Santiago   de   Compostela,   se   presenta   el   primer   libro   en   idioma gallego del poeta, traductor y ensayista argentino Rodolfo Alonso,de padres gallegos e infancia bilingüe.Se trata de “Cheiro de choiva”, con prólogo de X. L. Méndez Ferrín, y publicado por la editorial gallega Barbantesa a fines de 2015. El acto se llevará a cabo el miércoles 27 de abril, a las 17, en el stand de Galicia, con la  presencia del autor en diálogo con el escritor gallego Luis González Tosar, del PEN Club de Galicia.

Más información:

http://www.barbantesa.com/choiva.html


10.4.16

Las cartas y las fotos de un poeta



Martes, 12 de enero de 2016
La Universidad de Princeton adquirió el archivo de Rodolfo Alonso
Las cartas y las fotos de un poeta

La prestigiosa casa estadounidense de estudios reunirá el archivo epistolar y fotográfico del autor de Música concreta. Incluye cartas de Augusto Roa Bastos, Juan Gelman, Drummond de Andrade, Claudio Magris, Ernesto Sabato y María Elena Walsh, entre otros.

Por Silvina Friera
@“El paraíso es un sueño animal.” Este verso del poeta y traductor Rodolfo Alonso estuvo dando vueltas en la cabeza de Juan José Saer, según le confesó al poeta en una breve carta fechada el 14 de agosto de 1979. Desde París, el francés René Ménard (1908-1980) le escribió en octubre de 1964: “Sus palabras de amistad me resultan preciosas proviniendo de un hombre que me parece dar tanto valor a la poesía como para no disolverla en el discurso y la efusión gratuita, sino por el contrario asirla y respetarla en su estado de revelación, comprender lo que ella tiene a la vez de pudoroso y de violento y saber no traducir sino su grito sin añadirse indebidamente a ella”. Cada texto, letra por letra manuscrita al tembloroso pulso de una urgencia o mecanografiada, tiene su historia. Como si en la vida consumada en las palabras florecieran las voces del mundo. La universidad de Princeton adquirió el archivo epistolar y fotógrafico de Alonso, que incluye cartas de poetas, escritores y artistas como Augusto Roa Bastos, Juan Gelman, Carlos Drummond de Andrade, Claudio Magris, Francisco Madariaga, Ernesto Sabato, Héctor Tizón, Francisco Gandolfo, Raúl Gustavo Aguirre, Jorge Teillier, María Elena Walsh y Sara Facio, entre tantos otros.
El catálogo del archivo de Alonso –disponible en la web en http://findingaids.princeton.edu/collections/C1439– se suma al inmenso tesoro documental que tiene Princeton, diversos materiales de Octavio Paz, Italo Calvino, Miguel Angel Asturias, Carlos Fuentes, Mario Vargas Llosa, José Donoso, Reinaldo Arenas, Guillermo Cabrera Infante, Severo Sarduy, Ángel Rama, Julio Cortázar, Alejandra Pizarnik, Juan José Saer, Ricardo Piglia, Bernardo Canal Feijóo, Manuel Mujica Láinez, Néstor Perlongher, Witold Gombrowicz y Tomás Eloy Martínez. El poeta más joven de la revista de vanguardia Poesía Buenos Aires, autor de Salud o nada, Señora vida, Jazmín del país, Música concreta y Entre dientes, por mencionar un par de títulos de los más de treinta libros que ha publicado, cuenta que la editorial británica Salt acaba de lanzar The art of keeping quiet (El arte de callar), el primer libro de Alonso que se publica en inglés, con prólogo de Gelman. “Soy el primer sorprendido”, reconoce el poeta a Página/12.
“Debería definirme como el animal menos epistológrafo del mundo. Y de hecho, ya no escribo prefacios. Pero aquí van unas pocas líneas para su libro Hago el amor”, le escribía Drummond de Andrade desde Río de Janeiro, el 3 de enero de 1968. A continuación sigue el texto prometido: “Una poesía que no usa las palabras por la sensualidad que desprenden, sino por el silencio que concentran: así es la de Rodolfo Alonso. Poesía que intenta expresar el máximo de valores en el mínimo de materia verbal. En verdad, escribir, bajo tamaña exigencia, es un acto de vida, liberada de violencias, mistificaciones y compromisos. Tal vez la ambición de este poeta –¿cómo saber con certeza la ambición de la poesía?– sea traer a la vida de todos los días el fuego de una llaga viva de amor, ardiendo en el mayor silencio de comprensión”. En noviembre de 2009, Magris se excusa ante el poeta y los editores italianos: “Mucho me disgusta que una ceremonia universitaria en la que estoy comprometido, me impida estar con ustedes festejando la obra (Il rumore del mondo) de un notabilísimo poeta y escritor que amo mucho, Rodolfo Alonso, y al cual debo también una generosa atención, sobre todo el descubrimiento de su poesía. Una intensa, bellísima poesía, con una gran fuerza intelectual, y un gran encanto fantástico, pero llena de imágenes que van al corazón (...) Estoy contento de que Trieste lo festeje como merece”.

–¿Cómo surgió lo de Princeton: le ofreció su correspondencia y fotos, o ellos se comunicaron para conseguir los materiales?

–No podía con los recortes periodísticos de mi vida. Ni reunir y ordenar mis cartas o mis fotos. Pensé en donar todo a un ente nacional. Pero no sólo por el neoliberalismo salvaje que nos saquea deducimos que, en el país, las políticas de estado no coinciden con los cambios de gobierno. De niño vi esfumarse los adobes de la Jabonería de Vieytes para abrir la 9 de Julio. O la casa de Dardo Rocha en la calle Lavalle. Vi liquidar archivos de diarios como El Mundo o Crítica y de la galería Witcomb. Ricardo Piglia me sugirió dos universidades norteamericanas. En Princeton aceptaron mis condiciones: todo se catalogaría y difundiría en la web, y podría consultarse. Yo recibiría lo que pidiera. Mis prevenciones cedieron al recibir, como muestra, el catálogo de otro escritor argentino: el comunista Alvaro Yunque.

–¿Qué período abarca la correspondencia y las fotos? ¿Cuántas cartas y fotos hay aproximadamente?

–Debería abrirse con mi adolescencia porque me descubrí escribiendo muy temprano. Pero mi juventud y mi bohemia lograron que perdiera bastante. Lo que más siento es una larga carta de Astor Pia- zzolla acusando recibo de mi primer libro. Y otra muy similar de Rafael Alberto Arrieta, el poeta que me deslumbró con sólo dos líneas en la escuela primaria. O una foto con el poeta jujeño Raúl Galán. Digamos que el archivo de Princeton comienza un poco después, y se va raleando cada vez más a partir de 1997, cuando empiezo a utilizar la computadora. Todavía no logré contar su contenido, pero son centenares de cartas y fotos.

–¿Qué función tiene hoy el epistolario en estos tiempos tan tecnologizados, donde la escritura pasa más por los mails, las redes sociales o a través de los mensajes de textos en los dispositivos móviles que por la “vieja” o quizá “anacrónica” carta?

–He aquí una cuestión que supera los alcances de esta entrevista. Ya en 1967, Pedro Salinas comienza su libro El defensor con una visionaria “Defensa de la carta misiva y de la correspondencia epistolar”. ¿Cómo conseguir que se evalúe hoy, envueltos como estamos por la marejada digital, la diferencia entre la tecnología como instrumento que nos sirve, y la tecnolatría como fin que nos domina? ¿Cómo lograr que se perciba como carencia el progresivo abandono de la mano y del lenguaje, los elementos esenciales de la condición humana? Aún no respondimos a nuestro César Vallejo: “¿Y si después de tantas palabras / no sobrevive la palabra?” Ni pensamos en lo que dijo Georges Braque, el gran pintor amigo de René Char: “Antes, el útil era la prolongación de la mano. Con la máquina, la mano se ha convertido en la prolongación del útil”.

–¿Los manuscritos de sus poemas, sus traducciones o artículos, irán también a Princeton o se quedarán en alguna institución del país?

–No sé... José Augusto Seabra, exigente poeta y humanista portugués –exiliado político en París y graduado en La Sorbona con la primera tesis sobre Pessoa, que dirigió Roland Barthes–, embajador en nuestro país con el cual congeniamos en cuanto se contactó conmigo, me hizo notar que toda la escuela de crítica generativa de Gérard Genette, se basaba básicamente en el análisis de los sucesivos manuscritos originales: escrituras y reescrituras, cambios, correcciones, añadidos, tachaduras y hasta errores de cada escritor. Desde entonces comencé a guardarlos, cuando los había, en una carpeta algo destartalada. Esos no irán a Princeton. Todavía no tengo claro su destino.
© 2000-2016 www.pagina12.com.ar  |  República Argentina  |  Todos los Derechos Reservados


Antonio Carrizo, la vida y el canto



Martes, 5 de enero de 2016
Opinión

                                                                    



Antonio Carrizo, la vida y el canto



Por Rodolfo Alonso *
Con justicia se lo ha recordado. La noticia de su muerte lo devolvió a una “actualidad”, de la cual pareció estar ausente desde hace siete años. Fue cuando injustamente lo derrumbó un cruel ACV, que al parecer lo privó desde entonces de lo que más amaba: la voz y la lectura. La voz, el feliz instrumento del trabajo que quiso: la radio, sobre todo, y la vida que más le gustaba, conversar limpiamente entre amigos, incluso y hasta casi siempre ocasionales, encontrados al paso, desde el mismísimo Borges hasta el más humilde transeúnte u hombre de trabajo. Y la lectura, la secreta y profunda devoción por los libros, de los que llegó a colmar su venerada biblioteca, no sólo con la mejor literatura sino también con los mejores volúmenes, incluso como objetos, espontáneamente sagrados para él, desde los incunables o las primeras ediciones, hasta el libro aparentemente usual pero siempre cargado, para él, de un recuerdo, un testimonio, una emoción compartida, una prueba de algo.
Como ocurrió con todos, lo conocí ejerciendo su oficio, en mi caso durante un evento cultural que él animaba, y como ocurrió con todos, él supo atravesar mi timidez haciéndome el honor de recordar mi nombre, con su sonrisa como una mano abierta. A partir de allí coincidimos muchas veces, en privado y en público, y nunca dejó de encontrar un rincón para charlar a solas, apenas un momento o un rato más largo, a veces mucho más largo, alrededor de la pasión secreta que él sabía compartíamos.
Era un hombre de pueblo, de General Villegas, y un hombre de su tiempo, cuando uno lo tenía para sentarse durante horas en cafés simplemente para charlar, para dejarse estar con amigos, hablar con los amigos. Todo un linaje popular que ejercía como debe ser, como había aprendido: con limpio orgullo, y sin negar ni pavonearse de toda una intensidad cultural asumida, personificada, en todos sus niveles, desde el legítimamente popular hasta el supuestamente culto, enaltecido todo por una humildad sincera, de fondo, llana y simple. Si le decían “maestro”, como solía ocurrir, pocas veces dejaba de enseñar: “Pero cómo voy a ser maestro, si terminé apenas la primaria”.
Pero es que la cultura verdadera, la profunda, la que vale la pena, no es sino difícilmente la que emana de estrados o academias, porque es más bien la que se nutre honesta, fiel y apasionada de aquello que él supo hacer visible con el título elegido para su programa radial quizá más exitoso: la vida y el canto. La evidencia, la vivencia de una verdad que sólo puede dar la vida, la experiencia, el contacto, y a partir de allí la conciencia de la exigencia y la inocencia, de la belleza lograda y milagrosa del canto, de la poesía hecha canción, de la belleza hecha verbo encarnado, luz contagiosa, palabra limpiamente dada, con la dignidad invalorable de la mano tendida de un hombre de pueblo. Como fue y seguirá siendo Antonio.
* Poeta, traductor, ensayista.
© 2000-2016 www.pagina12.com.ar  |  República Argentina  |  Todos los Derechos Reservados




16.11.15

Pasión de Pasolini

Contratapa  |  Sábado, 7 de noviembre de 2015
A CUARENTA AÑOS DE SU ASESINATO

Pasión de Pasolini


Por Rodolfo Alonso *




Fue asesinado el 2 de noviembre de 1975. Ya han pasado cuatro décadas y, sin embargo, su memoria continúa tibia, encendida. Si tuviéramos que preguntarnos por lo que mantiene aún hechas brasa a sus cenizas, no tendríamos sino que acudir a una de sus propias palabras recurrentes, la que utilizó inclusive en alguno de sus títulos: pasión. Y aunque causáramos todavía la extrañeza de algún que otro extraviado en la tramoya de los géneros, ésos mismos a quienes, de vivir él, hoy, no ahorraría ninguno de aquellos urticantes epigramas suyos con nombre y apellido, esa pasión encontró su fuego y su fondo y su forma en la poesía.
          Es verdad que el ensayo, la novela, el cine, la polémica, la crítica, el panfleto, la ironía y la injuria fueron algunas de las muchas apariencias que adoptó su insobornable pasión poética, pero ¿cuál de esos textos-imágenes o imágenes-textos puede alcanzar por ejemplo la densidad cabal, la grave hondura, la dolorosa belleza de sus indelebles versos “A las campanas de Orvieto”?
          No se negó a experiencia alguna, ni se negó a ningún combate. Heredero poco complaciente de una gran literatura y de una envidiable conciencia civil, devolvió al mejor neorrealismo su contacto con las nuevas asperezas en “Accatone” o “Mamma Roma”, despabiló a no pocos clericales con su “Ruiseñor de la Iglesia Católica” pero también reintegró un profundo sentido místico y humano al mejor cristianismo con “El Evangelio según San Mateo”, supo recuperar la saludable rugosidad primitiva de los clásicos griegos en su sabroso “Edipo Rey”, teorizó siempre entre “Pasión e ideología”, fue capaz de inquietar a un comunismo ya tan poco dogmático como el italiano dialogando fecunda y libremente con “Las cenizas de Gramsci”. No dejó insulto, ofensa o diatriba sin devolver. Y se sentía fieramente orgulloso de que su propio rostro, de agudos planos cortados a pico con sólida prestancia francamente popular, le diera un parecido con Sekú Turé, entonces Presidente de Guinea.


          Vio la luz en Boloña, pero sus raíces estaban en el viento. En el viento de Italia, que es África en el sur y Europa en el norte. En el viento del cambio y del nomadismo con que obligaron a su infancia los oficios de su padre. Nació en 1922, el año de “Trilce” y del modernismo brasileño. El año del “Ulises” y de “Tierra Baldía”, el año de la muerte de Proust. Pero también el año que siguió a la represión del Ejército Rojo contra los obreros revolucionarios de Kronstadt, o el año mismo de la Marcha sobre Roma, aquella caminata ostentosa que dio pie a los veinte años siniestros del fascismo. Su estrella aparecía entonces indisolublemente ligada con la historia, vivida ya no desde las bases sino desde el subsuelo, el humus mismo y a la vez fecundo pero también contradictorio de una inestable y tornadiza frontera entre lo proletario y lumpen, que conocería de primera agua al tener que volver a “adaptarse”, en 1949, a las violentas barriadas plebeyas de Roma, donde vuelve a envolverlo un dialecto, esta vez urbano y de avería. Porque en su sangre venían bullendo los jugos agridulces, macerados, fermentados, de la lengua friulana, heredada de su madre, nacida en aquella Casarsa donde él también tuvo que refugiarse, en 1943, durante la guerra.



          Y ya desde entonces, desde 1940, antes aún de los primeros pasos en una Universidad, el joven Pasolini no sólo escribe en friulano, sino que ésta es directamente la lengua de sus primeros libros, y suya es la intentona de una Academiuta da Lenga Furlana. Si alguno llega a preguntarse de qué se habla cuando alguien hace referencia a la lengua materna, he aquí una respuesta. Y por eso la vida y la obra de Pier Paolo Pasolini están indisolublemente ligadas con la poesía. Mejor dicho, con esa encarnación de una lengua viva que es la poesía lograda.
          Porque, a la vez, qué es lo que llaman un dialecto sino la irrupción visceral, orgánica, no controlada ni regimentada, no socializada administrativamente aún, de una comunidad sumergida junto con su lengua. Lo que ello arrastra, hecho luego teoría, aunque en verso, claro, sigue y seguirá siendo para Pasolini una verdad primaria, elemental, en el mejor sentido, tan bellamente bárbara como sanamente fecunda: “Todos juran ser puros: / puros en la lengua... naturalmente: / señal de que está sucia el alma”. Y también, magníficamente: “¡La Lengua es oscura / no límpida -- y la Razón es límpida, / no oscura!”. Y más aún: “Son infinitos los dialectos, las jergas, / el pronunciar, porque es infinita / la forma de la vida: / no hay que hacerlos callar, hay que poseerlos...”.


          Asesinado en 1975, lo que mantiene vivas, todavía hoy, como decíamos, a las cenizas de Pier Paolo Pasolini, es lo mismo que lo volvió ineludiblemente poeta: la conciencia visceral, empática, de que la lengua es un organismo vivo, en combustión, activo, que gasta y que consume, que vive y muere, hecho a la vez de sublimaciones y detritus, pura y feroz materia nunca inerte, como la vida misma, gran mar nutricio y a la vez devorador, matriz y forma inevitable de lo humano, lengua viva en los hombres, de los hombres, por los hombres.


*




EL CIELO TRANSPARENTA...

El cielo transparenta un leve signo
sobre mí... Sólo es cándida sombra,
una nube. (Reconozco esa sombra,
la no dicha palabra... la herida...
Ah, mi conciencia sola como el cielo.)
El henil y las losas me devuelven
el claro azul de la luna en los ojos.
¿Quién me pone de frente con mi vida?
y ya un aire celeste de lo alto
ha alejado las nubes: ni una sombra
en el cielo desnudo.
PIER PAOLO PASOLINI
(Traducción de Rodolfo Alonso)


*


* Poeta, traductor, ensayista.


13.10.15

"La Radio Galega entrevistó a RA"


(Comunicado de prensa / Agradeceremos su difusión:)



LA RADIO GALEGA ENTREVISTÓ A RODOLFO ALONSO

Con motivo de la aparición de “Cheiro de choiva” (Barbantesa Editora, Cangas, 2015), primer libro de Rodolfo Alonso publicado en idioma gallego, la Radio Galega le efectuó la siguiente entrevista, a cargo de la escritora Ana Romaní.
Se la puede escuchar por los siguientes links:

http://www.crtvg.es/rg/destacados/diario-cultural-diario-cultural-do-dia-23-09-2015-1459726

https://www.facebook.com/diariocultural

https://twitter.com/diariocultural_

    Por su parte, Rocinante Editora ha adquirido los derechos para publicar en gallego otro libro de Rodolfo Alonso: “Tango del gallego hijo”, relatos autobiográficos.
    Como se recordará, Rodolfo Alonso es un poeta, traductor y ensayista argentino, de padres gallegos e infancia bilingüe.