23.12.16

Rodolfo Alonso, à paraître chez PO&PSY

par : Carole Mesrobian



Les  éditions PO&PSY, publient en janvier et février trois auteurs qui ont en commun de produire une poésie fidèle à l’ambition d’illustrer la pluralité des ouvertures de la langue, grâce à un travail intarissable sur le signe, sur la multiplicité de ses combinatoires, sur la possible et espérée rencontre de la parole et du silence, point ultime des aboutissements de tout acte d’écriture.

Rodolfo ALONSO (dont  Danièle Faugeras nous présente ici un extrait en avant-première), une des voix les plus importantes de la poésie d’Amérique latine, traducteur et essayiste, offre, avec son recueil Entre les dents, la matière d’une poétique vouée à la brièveté.

Sladan Lipovec est, quant à lui, une des figures remarquables de la scène littéraire Croate. Critique littéraire et revuiste, il n’en demeure pas moins un des plus considérables poètes de langue croate. Regroupés au sein d’une anthologie, le choix des textes présentés offre un aperçu de son œuvre, extraits de plusieurs recueils qui ont été couronnés par l’obtention de prix.

Enfin, Ernst Jandi est un des représentants de la poésie concrète en Autriche, mouvement qui est à rapprocher de l’Oulipo en France. Il n’a de cesse que de repousser les limites sémantiques du langage, en convoquant la rencontre fortuite des signes,  suscitée par des combinatoires permises par des dispositifs tels que la  permutation de mots, l’utilisation d’idéogrammes, et bien d’autres mises en œuvre. Ces manipulations ont pour unique ambition de permettre un renouvellement des virtualités sémantiques de la langue.

Nous pourrons retrouver ces trois poètes, dans une édition bilingue, à paraître chez PO&PSY, dans la collection Princeps, respectivement en janvier pour Rodolfo Alonso, et en mars 2017 pour les deux derniers, dont nous vous reparlerons dans une prochaine livraison.

Carole Mesrobian

EDITORIAL RODOLFO ALONSO

EDITORIAL RODOLFO ALONSO (Buenos Aires)

JORGE ASÍS: “Cuaderno de Oberdán Rocamora” (1977). ANTONIO LAS HERAS: “Respuestas al Triángulo de las Bermudas”(1ª edición: septiembre de 1977, 2ª edición: octubre de 1977, 3ªedición: noviembre de 1977).RENÉ  ALLEAU,   ROBERT  AMADOU,   MICHEL   BUTOR   y   otros:“Rumbos actuales del ocultismo” (traducción de Amanda Forns deGioia, 1978).RAYMOND   T.   McNALLY   y   RADU   FLORESCU:   “La   verdaderahistoria   de  Drácula”   (traducción   de   Dafne   C.   Sabanes   de   Plou,1978).ANTONIO LAS HERAS: “Explosión extraterrestre” (1978).JOSÉ CARLOS GALLARDO: “A la orilla del tiempo” (1978).ALEXANDER KAZANTSEV: “Alguien vino del futuro” (1978).WILLIAM SHAND: “Una extraña jornada” (1978).GERARDO MONTERO QUIRÓS: “Ovnis sobre América” (1978).ROBERTO   ENRIQUE   BANCHS:   “Las   evidencias   del   fenómeroOVNI” (2ª edición: 1978).ANTONIO LAS HERAS: “Encuentros extraterrestres del tercer tipo”(1978).EDMUND BERGLER, LUIS RASCOVSKY, MARIE LANGER, C. W.SOCARIDES y otros: “La homosexualidad femenina” (prólogo deArnaldo Rascovsky, 3ª edición: 1979).ROMAN JAKOBSON, ROLAND BARTHES, ABRAHAM MOLES yotros: “El lenguaje y los problemas del conocimiento” (traducción deMaría Teresa La Valle y Marcelo Pérez Rivas, 3ª edición: 1979).THOMAS   SZASZ,   ROBERT   SAVITT   y   otros:   “Psicología   deldrogadicto” (selección de Rodolfo Alonso, 2ª edición: 1979).GUILLERMO SACCOMANNO: “Partida de caza” (1979).FRANCISCO J. VETROMILE: “Nada sin amor” (1979).OSCAR LLANES: “Mediodía” (1979).LUIS SIRIO: “Solamente tú” (1979).FERNANDO SÁNCHEZ SORONDO y otros: “Poetas juntos” (1979).ANDREW   GRAHAM-YOOLL:   “Así   vieron   a   Rosas   los   ingleses”(prólogo de Félix Luna, 1980).EDUARDO MORON ALCAIN: “Fundamento filosófico de la historiacomo ciencia” (1980).CÉSAR   MERMET:   “La   lluvia   y   otros   poemas”   (presentación   deJorge   Luis   Borges,   selección   y   prólogo   de   Félix   della   Paolera,1980).

PERLA CHIROM: “El deseo sin amor” (1980).LUCÍA LARAGIONE: “La rosa inexistente” (1980).GUILLERMO WASSERZUG: “Malas artes” (1980).ARMANDO BEILIN: “Lovni story” (1980).PERLA   ZAYAS   de   LIMA:   “Diccionario   de   autores   teatralesargentinos (1950-1980) (1981).HORACIO PRELER: “El ojo y la piedra” (1981).JORGE GARCÍA SABAL: “Figura de baile” (1981).MARÍA CECILIA FONT: “Cilanco” (1981).GUILLERMO WASSERZUG. “Vaso griego” (1981).AGUSTINA ROCA: “Rituales” (1981).NICOLÁS PEYCERÉ: “El Evangelio apócrifo de Hadattah” (1981).RODOLFO MODERN: “En blanco y negro” (1981).C. E. FEILING y otros: “Poesía inmediata” (1981).GIUSEPPE MASCOTTI: “Poemas del medio siglo” (1982).MARÍA DE MONTSERRAT: “Grandes sueños” (1982).ENRIQUE BLANCHARD: “El disfraz del cuerpo” (1982).EDUARDO LUIS BALBACHAN: “Los ignorados pasajes de BuenosAires” (fotos del autor, 1983).PERLA ZAYAS de LIMA: “Relevamiento del teatro argentino (1943-1975)” (1983),GUILLERMO WASSERZUG: “La gran fiesta” (1983).MARÍA SUSANA LOZA: “Objeto erótico” (1983).GIUSEPPE MASCOTTI: “Noches” (1984).MARÍA CECILIA FONT: “Mito y realidad en Alejo Carpentier” (1984).GIUSEPPE MASCOTTI: “Humanidad, patria mía” (1985).ALONSO BARROS PEÑA: “Nacimiento del agua” (1986).ALONSO BARROS PEÑA: “Oscura música” (1986).MARÍA CECILIA FONT: “La espada más aguda” (1987).ALONSO   BARROS   PEÑA:   “Fuego   incesante,   fuego   sometido”(prólogo de Rodolfo Alonso, 1988).
EDITORIAL LIBROS DE AMÉRICA (Buenos Aires):MARTÍN SAGREGRA: “Argentina superpoblada” (1976).ESTHER IHIGO: “Teatro para leer” (1979).TEDDY WILKINS: “La silla en el agua” (1980).BLANCA   RAVIGNANI   de   JACCARD:   “Luciana   de   la   sombrilla”(1981).VV. AA.: “Poesía ´82” (1981).RODOLFO ALONSO: “Sol o sombra” (1981).MARÍA INÉS MORENO: “El número humano” (1981).MARÍA DEL CARMEN VALLEJO: “Poemario de mis días y otrostiempos” (1982).MARÍA CRISTINA CHARRO: “Partir permaneciendo” (1982).DEISDE ROCNI: “Monjas en pantalones y bicicletas” (1982).RODOLFO ALONSO: “Poesía: lengua viva” (1982).VV. AA.: “Cuento & Poesía ¨82” (1982).VV. AA.: “Nuevos autores nacionales” (1983).IRMA A. GALLETTI de MASTRANGELO: “Vertiente de ensueños”(1983).MARIO RAFAEL BORSANI: “Las infancias de Jesús” (1983).MARÍA DEL CARMEN VALLEJO: “Infidencias e imágenes” (1986).

EDITORIAL RODOLFO ALONSO (Buenos Aires):JORGE ASÍS: “Cuaderno de Oberdán Rocamora” (1977).ANTONIO LAS HERAS: “Respuestas al Triángulo de las Bermudas”(1ª edición: septiembre de 1977, 2ª edición: octubre de 1977, 3ªedición: noviembre de 1977).RENÉ  ALLEAU,   ROBERT  AMADOU,   MICHEL   BUTOR   y   otros:“Rumbos actuales del ocultismo” (traducción de Amanda Forns deGioia, 1978).RAYMOND   T.   McNALLY   y   RADU   FLORESCU:   “La   verdaderahistoria   de  Drácula”   (traducción   de   Dafne   C.   Sabanes   de   Plou,1978).ANTONIO LAS HERAS: “Explosión extraterrestre” (1978).JOSÉ CARLOS GALLARDO: “A la orilla del tiempo” (1978).ALEXANDER KAZANTSEV: “Alguien vino del futuro” (1978).WILLIAM SHAND: “Una extraña jornada” (1978).GERARDO MONTERO QUIRÓS: “Ovnis sobre América” (1978).ROBERTO   ENRIQUE   BANCHS:   “Las   evidencias   del   fenómeroOVNI” (2ª edición: 1978).ANTONIO LAS HERAS: “Encuentros extraterrestres del tercer tipo”(1978).EDMUND BERGLER, LUIS RASCOVSKY, MARIE LANGER, C. W.SOCARIDES y otros: “La homosexualidad femenina” (prólogo deArnaldo Rascovsky, 3ª edición: 1979).ROMAN JAKOBSON, ROLAND BARTHES, ABRAHAM MOLES yotros: “El lenguaje y los problemas del conocimiento” (traducción deMaría Teresa La Valle y Marcelo Pérez Rivas, 3ª edición: 1979).THOMAS   SZASZ,   ROBERT   SAVITT   y   otros:   “Psicología   deldrogadicto” (selección de Rodolfo Alonso, 2ª edición: 1979).GUILLERMO SACCOMANNO: “Partida de caza” (1979).FRANCISCO J. VETROMILE: “Nada sin amor” (1979).OSCAR LLANES: “Mediodía” (1979).LUIS SIRIO: “Solamente tú” (1979).FERNANDO SÁNCHEZ SORONDO y otros: “Poetas juntos” (1979).ANDREW   GRAHAM-YOOLL:   “Así   vieron   a   Rosas   los   ingleses”(prólogo de Félix Luna, 1980).EDUARDO MORON ALCAIN: “Fundamento filosófico de la historiacomo ciencia” (1980).CÉSAR   MERMET:   “La   lluvia   y   otros   poemas”   (presentación   deJorge   Luis   Borges,   selección   y   prólogo   de   Félix   della   Paolera,1980).
PERLA CHIROM: “El deseo sin amor” (1980).LUCÍA LARAGIONE: “La rosa inexistente” (1980).GUILLERMO WASSERZUG: “Malas artes” (1980).ARMANDO BEILIN: “Lovni story” (1980).PERLA   ZAYAS   de   LIMA:   “Diccionario   de   autores   teatralesargentinos (1950-1980) (1981).HORACIO PRELER: “El ojo y la piedra” (1981).JORGE GARCÍA SABAL: “Figura de baile” (1981).MARÍA CECILIA FONT: “Cilanco” (1981).GUILLERMO WASSERZUG. “Vaso griego” (1981).AGUSTINA ROCA: “Rituales” (1981).NICOLÁS PEYCERÉ: “El Evangelio apócrifo de Hadattah” (1981).RODOLFO MODERN: “En blanco y negro” (1981).C. E. FEILING y otros: “Poesía inmediata” (1981).GIUSEPPE MASCOTTI: “Poemas del medio siglo” (1982).MARÍA DE MONTSERRAT: “Grandes sueños” (1982).ENRIQUE BLANCHARD: “El disfraz del cuerpo” (1982).EDUARDO LUIS BALBACHAN: “Los ignorados pasajes de BuenosAires” (fotos del autor, 1983).PERLA ZAYAS de LIMA: “Relevamiento del teatro argentino (1943-1975)” (1983),GUILLERMO WASSERZUG: “La gran fiesta” (1983).MARÍA SUSANA LOZA: “Objeto erótico” (1983).GIUSEPPE MASCOTTI: “Noches” (1984).MARÍA CECILIA FONT: “Mito y realidad en Alejo Carpentier” (1984).GIUSEPPE MASCOTTI: “Humanidad, patria mía” (1985).ALONSO BARROS PEÑA: “Nacimiento del agua” (1986).ALONSO BARROS PEÑA: “Oscura música” (1986).MARÍA CECILIA FONT: “La espada más aguda” (1987).ALONSO   BARROS   PEÑA:   “Fuego   incesante,   fuego   sometido”(prólogo de Rodolfo Alonso, 1988).
EDITORIAL LIBROS DE AMÉRICA (Buenos Aires):MARTÍN SAGREGRA: “Argentina superpoblada” (1976).ESTHER IHIGO: “Teatro para leer” (1979).TEDDY WILKINS: “La silla en el agua” (1980).BLANCA   RAVIGNANI   de   JACCARD:   “Luciana   de   la   sombrilla”(1981).VV. AA.: “Poesía ´82” (1981).RODOLFO ALONSO: “Sol o sombra” (1981).MARÍA INÉS MORENO: “El número humano” (1981).MARÍA DEL CARMEN VALLEJO: “Poemario de mis días y otrostiempos” (1982).MARÍA CRISTINA CHARRO: “Partir permaneciendo” (1982).DEISDE ROCNI: “Monjas en pantalones y bicicletas” (1982).RODOLFO ALONSO: “Poesía: lengua viva” (1982).VV. AA.: “Cuento & Poesía ¨82” (1982).VV. AA.: “Nuevos autores nacionales” (1983).IRMA A. GALLETTI de MASTRANGELO: “Vertiente de ensueños”(1983).MARIO RAFAEL BORSANI: “Las infancias de Jesús” (1983).MARÍA DEL CARMEN VALLEJO: “Infidencias e imágenes” (1986).

30.10.16

RODOLFO ALONSO LEE SUS POEMAS


(Comunicado de prensa / Agradecemos su difusión:)






RODOLFO ALONSO LEE SUS POEMAS


Invitado a cerrar el ciclo “El escritor como trabajador” de 2016, el poeta, traductor y ensayista Rodolfo Alonso se presentará el jueves 10 de noviembre, a las 19 horas, en el salón de la Organización de Estados Iberoamericanos, Paraguay 1514, CABA.
Después de una entrevista previa de Ricardo Rojas Ayrala, el autor leerá una selección panorámica de su poesía.
La entrada es libre.


NUEVO LIBRO EN FRANCÉS DE RODOLFO ALONSO

La prestigiosa editorial francesa Érès acaba de publicar, en su exigente colección Po&psy, un nuevo libro de poemas de Rodolfo Alonso: “Entre les dents”, con traducción del poeta Jacques Ancet y dibujos originales de la artista Sylvie Deparis.
    Se trata de “Entre dientes” (1963), un libro de juventud del autor, reeditado en Chile (Pequeño Dios, 2011) y Argentina (Alción, 2014). Sobre el cual escribió H. A. Murena (1965): “El título es en sí la acertada definición de una estética. Entre dientes no se pueden decir más que pocas palabras: los dientes son un filtro que a la vez que impide la cuestionable fluidez del discurso habitual brinda en vocablos contados –-cuyo poder expresivo se multiplica proporcionalmente a la disminución de su número--- la esencia del discurso.”
    “Entre les dents” es el quinto libro del autor publicado en Francia, donde a mediados de 2015 aparecieron simultáneamente “L´art de se taire” (Reflet de Lettres), traducción bilingüe de “El arte de callar” /2003), y la antología también bilingüe “Dernière tango à Rosario” (Al Manar), patrocinada por el célebre Festival de Sète, la ciudad mediterránea donde nacieron Valéry y Brassens.

EUGENIO MONTALE



Eugenio Montale
UNA LECCIÓN DE MORAL
Por Rodolfo Alonso 

*El 12 de octubre se cumplen ciento veinte años del nacimientode un gran poeta europeo: Eugenio Montale (1896-1981). Aunqueresulte hoy difícil concebirlo, a comienzos del siglo XX el lirismoitaliano vivió un periodo fundacional. De tal calibre que fue conocidocomo “la grande stagione poetica”, donde sólo parecían erguirse lasdos cumbres aisladas del (mal llamado) “hermetismo”: nada menosque   Giuseppe   Ungaretti   (1888-1970)   y   el   único   que   mereceaproximársele: Eugenio Montale.El nivel de exigencia que esta poesía se hizo a sí misma, en loestético   y   ético   indisolublemente   unidos,   se   intentó   devaluaraludiéndola   como   impenetrable   o   sellada.   Pero   esa   experiencialírica fue casi de inmediato valorada y comprendida, tuvo amplísimoeco, se incorporó a la cultura viva no sólo de su país sino tambiénde Europa o más allá.En esa línea intensa y evidente, densa y enriquecedora, estáEugenio   Montale,   una   voz   absolutamente   original:   “Felicidadlograda, se camina / por ti en filo de espada. / Al ojo eres vislumbreque vacila, / para el pie, tenso hielo que se raja; / y no te toqueentonces   quien   más   te   ama.”   Hombre   de   pocas   y   fecundaspalabras,   que   sin   apuro   se   despliegan   en   sus   tres   primeros   yhondos libros (“Huesos de jibia”, “Las ocasiones”, “La tormenta ydemás”), el Premio Nobel de Literatura en 1975 vino a coronar, almenos esta vez, una obra y una vida absolutamente despojadas devanagloria y exhibicionismo. Cuidadosamente atento a su materia y a su canto, en unademostración de infinito pudor y de casi inefable artesanía, el lirismode Montale dejó anidado en la cultura occidental, con esos tresprimeros libros  indelebles, un  fermento no  por  silencioso  menoseficaz, una auténtica lección de moral. Que no se aquieta y que nocesa.El adjetivo “hermético” no deja de arrastrar diferentes y hastacontrapuestas perspectivas. Una de las cuales podría ser (aunquesuperficialmente,   claro)   el   supuesto   desinterés   cuando   no   laindiferencia  por   su  sociedad   y  sus   semejantes.   Pero   ese   matiz
injusto mal podría caber a Montale. No sólo estampó su firma enaquel legendario manifiesto antifascista de 1925, encabezado porBenedetto   Croce.   Sino   que,   habiendo   sido   designado   en   1929director de una célebre y respetada institución científico-literaria, elGabinetto Vieusseux, diez años después el régimen fascista lo dejócesante al no aceptar ser afiliado.Contemporáneo ilustre de Ungaretti, aunque algo más jovenMontale   no   vaciló   en   afirmar:   “Él   solo,   en   su   tiempo,   logróaprovechar   la   libertad   que   ya   estaba   en   el   aire,   los   otros   nosupieron   qué   hacer   con   ella,   y   cambiaron   de   oficio   o   gimieronincomprendidos...”.  No es casual, entonces, que Eugenio Montalehaya sido de los primeros en advertir las otras dos altas cumbres,decididamente   individuales,   de   aquel   gran   momento   lírico:   “lanaturaleza más personal y más oscura del mensaje bárbaro de DinoCampana” (1885-1932), un auténtico “poeta maldito”, y la escondidaintensidad melancólica y cotidiana de Umberto Saba (1883-1957).El mismo Saba, de madre judía, que sólo abandonó su Triestenatal  durante aquel período, siniestro, en que se vio  obligado arefugiarse   en   Florencia,   donde   cambió   hasta   once   veces   dedomicilio, escapando de las inicuas leyes antisemitas del fascismo(y donde la figura de Ungaretti se ilumina por haberlo ocultado en sucasa), siempre bajo el temor de ser deportado a la Alemania nazi. Apesar del peligro, Montale lo visitaba casi a diario. Y no sólo eso: loalbergó   en   su   hogar   de   Roma,   así   como   a   otro   gran   escritorperseguido por el racismo, Carlo Levi. Como lo hacían por entonces otras dos figuras significativas:el piamontés Cesare Pavese (1908-1950) y el siciliano Elio Vittorini(1908-1966),   en   implícita   oposición   al   régimen,   que   prohibió   laantología “Americana” del segundo, Montale traduce entonces nosólo  a Cervantes  o  Marlowe,  sino  también  a grandes  escritoresnorteamericanos   como   Herman   Melville,   Mark   Twain,   WilliamFaulkner.En las Notas con que cierra su tercer libro, “La tormenta ydemás”, Montale dice textualmente sobre uno de sus poemas paramí   más   tocantes   pero   cuya   potencia,   no   obstante,   suele   serdesapercibida:   “La   primavera   hitleriana.   Hitler   y   Mussolini   enFlorencia. Velada de gala en el teatro Comunal. Sobre el Arno, unanevada de mariposas blancas.” En cuyo largo texto, acaso nadaherméticamente,  dice:   “Hace   poco   surcó   la   avenida  volando   unenviado   infernal   /   entre   un   ulular   de   sicarios,   un   golfo   místicoencendido / y empavesado de cruces gamadas lo unció y  lo tragó, /se   cerraron   vidrieras,   pobres   /   e   inofensivas   aunque   tambiénarmadas / de cañones y juguetes de guerra…”
Fue durante la segunda de las tres visitas que Hitler hizo aMussolini,   del   3   al   10   de   mayo   de   1938.   Quizás   recién   ahoraalcanzo a comprender cabalmente por qué, hace muchos años, enuna revista belga, desde el título de un sutil ensayo ya entonces loaludían así: “Una moral de la poesía italiana, Eugenio Montale”.* Poeta, traductor, ensayista.





Martes, 11 de octubre de 2016
Opinión

Eugenio Montale, una lección de moral

/fotos/espectaculos/20161011/notas_e/na36fo01.jpg
Por Rodolfo Alonso *
El 12 de octubre se cumplirán ciento veinte años del nacimiento de un gran poeta europeo: Eugenio Montale (1896-1981). Aunque resulte hoy difícil concebirlo, a comienzos del siglo XX el lirismo italiano vivió un período fundacional. De tal calibre que fue conocido como “la grande stagione poetica”, donde sólo parecían erguirse las dos cumbres aisladas del (mal llamado) “hermetismo”: nada menos que Giuseppe Ungaretti (1888-1970) y el único que merece aproximársele: Eugenio Montale.
El nivel de exigencia que esta poesía se hizo a sí misma, en lo estético y ético indisolublemente unidos, se intentó devaluar aludiéndola como impenetrable o sellada. Pero esa experiencia lírica fue casi de inmediato valorada y comprendida, tuvo amplísimo eco, se incorporó a la cultura viva no sólo de su país sino también de Europa o más allá.
En esa línea intensa y evidente, densa y enriquecedora, está Eugenio Montale, una voz absolutamente original: “Felicidad lograda, se camina / por ti en filo de espada. / Al ojo eres vislumbre que vacila, / para el pie, tenso hielo que se raja; / y no te toque entonces quien más te ama.” Hombre de pocas y fecundas palabras, que sin apuro se despliegan en sus tres primeros y hondos libros (Huesos de jibia, Las ocasiones, La tormenta y demás), el Premio Nobel de Literatura en 1975 vino a coronar, al menos esta vez, una obra y una vida absolutamente despojadas de vanagloria y exhibicionismo.
Cuidadosamente atento a su materia y a su canto, en una demostración de infinito pudor y de casi inefable artesanía, el lirismo de Montale dejó anidado en la cultura occidental, con esos tres primeros libros indelebles, un fermento no por silencioso menos eficaz, una auténtica lección de moral. Que no se aquieta y que no cesa.
El adjetivo “hermético” no deja de arrastrar diferentes y hasta contrapuestas perspectivas. Una de las cuales podría ser (aunque superficialmente, claro) el supuesto desinterés cuando no la indiferencia por su sociedad y sus semejantes. Pero ese matiz injusto mal podría caber a Montale. No sólo estampó su firma en aquel legendario manifiesto antifascista de 1925, encabezado por Benedetto Croce. Sino que, habiendo sido designado en 1929 director de una célebre y respetada institución científico-literaria, el Gabinetto Vieusseux, diez años después el régimen fascista lo dejó cesante al no aceptar ser afiliado.
Contemporáneo ilustre de Ungaretti, aunque algo más joven Montale no vaciló en afirmar: “El solo, en su tiempo, logró aprovechar la libertad que ya estaba en el aire, los otros no supieron qué hacer con ella, y cambiaron de oficio o gimieron incomprendidos...”. No es casual, entonces, que Eugenio Montale haya sido de los primeros en advertir las otras dos altas cumbres, decididamente individuales, de aquel gran momento lírico: “la naturaleza más personal y más oscura del mensaje bárbaro de Dino Campana” (1885-1932), un auténtico “poeta maldito”, y la escondida intensidad melancólica y cotidiana de Umberto Saba (1883-1957).
El mismo Saba, de madre judía, que sólo abandonó su Trieste natal durante aquel período, siniestro, en que se vio obligado a refugiarse en Florencia, donde cambió hasta once veces de domicilio, escapando de las inicuas leyes antisemitas del fascismo (y donde la figura de Ungaretti se ilumina por haberlo ocultado en su casa), siempre bajo el temor de ser deportado a la Alemania nazi. A pesar del peligro, Montale lo visitaba casi a diario. Y no sólo eso: lo albergó en su hogar de Roma, así como a otro gran escritor perseguido por el racismo, Carlo Levi.
Como lo hacían por entonces otras dos figuras significativas: el piamontés Cesare Pavese (1908-1950) y el siciliano Elio Vittorini (1908-1966), en implícita oposición al régimen, que prohibió la antología Americana del segundo, Montale traduce entonces no sólo a Cervantes o Marlowe, sino también a grandes escritores norteamericanos como Herman Melville, Mark Twain, William Faulkner. En las Notas con que cierra su tercer libro, La tormenta y demás, Montale dice textualmente sobre uno de sus poemas para mí más tocantes pero cuya potencia, no obstante, suele ser desapercibida: “La primavera hitleriana. Hitler y Mussolini en Florencia. Velada de gala en el teatro Comunal. Sobre el Arno, una nevada de mariposas blancas.” En cuyo largo texto, acaso nada herméticamente, dice: “Hace poco surcó la avenida volando un enviado infernal / entre un ulular de sicarios, un golfo místico encendido / y empavesado de cruces gamadas lo unció y lo tragó, / se cerraron vidrieras, pobres / e inofensivas aunque también armadas / de cañones y juguetes de guerra…”
Fue durante la segunda de las tres visitas que Hitler hizo a Mussolini, del 3 al 10 de mayo de 1938. Quizá recién ahora alcanzo a comprender cabalmente por qué, hace muchos años, en una revista belga, desde el título de un sutil ensayo ya entonces lo aludían así: “Una moral de la poesía italiana, Eugenio Montale”.
* Poeta, traductor, ensayista.
© 2000-2016 www.pagina12.com.ar  |  República Argentina  |  Todos los Derechos Reservados

RODOLFO ALONSO Y BEA LUNAZZI PRESENTAN "COMO SOMBRA ENCENDIDA" DE CARLOS FLOOD.


Fue en la librería "Notanpuan" de San Isidro, el 28 de septiembre de 2016.