7.12.17

El último milagro de Federico



CONTRATAPA
01 de diciembre de 2017
El último milagro de Federico
Por Rodolfo Alonso * 




Federico García Lorca visitó Buenos Aires en 1933 y 1934, especialmente invitado después del gran éxito con que lo precedió Bodas de sangre, y la recepción fue apoteósica. El hijo de Fuentevaqueros sedujo con su duende (que no era otra cosa que gracia, donaire e inteligencia), a todo aquel que se le puso delante. Y hay quien afirma que, siendo considerada en aquellos tiempos Buenos Aires como la más importante capital de lengua castellana, Federico vino aquí precisamente a consagrarse.
Y lo consiguió, sin duda. Estrenaron sus obras, dirigió gran teatro con grandes figuras, se lució junto a Pablo Neruda en un inolvidable homenaje a Rubén Darío, recitó y publicó sus poemas, dictó algunas pocas y personalísimas conferencias que se volvieron con justicia memorables. Pero fue también entonces que García Lorca debió tomar contacto, casi en forma ineludible, con la entonces enorme colectividad gallega de Buenos Aires, esa gran ciudad a la que ya se denominaba, con acierto, la quinta provincia de Galicia. Y que vendría a resultar acaso el detonante para otro gran milagro de Federico.
PUBLICIDAD
Sin saber que ambos iban a ser asesinados poco después por el franquismo, el 27 de diciembre de 1935 el editor Anxo Casal terminaba de imprimir, en Santiago de Compostela, el volumen LXXIII de su Editorial Nós. Y así nacían los legendarios Seis poemas galegos, de Federico García Lorca. En los que no se sabe por cierto qué admirar más: si el asombroso don de sonido y sentido que los convierte en una de las cumbres de la poesía en lengua gallega, ese idioma prohibido y censurado durante siglos pero de secular prosapia lírica, o la increíble capacidad de síntesis que –en tan pocos textos– le permite aprehender casi lo esencial de la identidad gallega.
El libro lleva un prólogo de Eduardo Blanco Amor, ese gran escritor gallego también tan ligado a Buenos Aires, y de cuyas palabras iba a desprenderse asimismo otra leyenda. ¿Cómo logró el andalucísimo Federico hacer cuajar a tan alto nivel y en esa lengua que no era la suya, tan cabal creación poética? Hoy se sabe que en 1916, siendo muy joven, como estudiante, y en otras tres ocasiones a lo largo de 1932, una de ellas con su inolvidable grupo de teatro La Barraca, Lorca estuvo en Galicia. Y que otro escritor gallego, Ernesto Guerra da Cal, con quien convivió en la Residencia de Estudiantes, en Madrid, adujo haber participado en la redacción. Pero, hasta el momento, las opacas explicaciones racionales no han resultado del todo convincentes. Y la única sensación legítima que queda flotando vuelve a coincidir en la increíble capacidad de empatía, evidenciada por Federico en muchas ocasiones.
Porque, después de todo, sin serlo (pero sí andaluz) Lorca logró expresar y sublimar como nadie el universo tan personalísimo de los gitanos. Y Poeta en Nueva York nos demuestra también cómo su obra se empapaba, y se modificaba, en contacto con realidades absolutamente opuestas. Sin olvidar que, como ya lo hace notar el mismo Blanco Amor, citando una carta del Marqués de Santillana: “Non ha mucho tiempo cualesquier decidores e trovadores de estas partes, agora fuesen castellanos, andaluces o de Extremadura, todas sus obras componían en lengua galaica o portuguesa.”
Lo que viene a decirnos, de algún modo, que estos Seis poemas galegos de García Lorca representan, además de sus evidentes logros en cuanto a genio de lenguaje y a cosmovisión, también un auténtico homenaje –así sea implícito– a esa luminosa condición de basamento fundacional de la poesía ibérica que le corresponde al idioma de Galicia. De lo cual pudo afirmar Menéndez y Pelayo: “No se puede desconocer que el primitivo instrumento del lirismo peninsular, no fue la lengua castellana, ni la catalana tampoco, sino la lengua que, indiferentemente para el caso (en aquella ocasión eran la misma), podemos llamar gallega o portuguesa”.
Pero no terminan allí sus resonancias. Como para dar pie a las afirmaciones del comienzo, la “Cantiga do neno da tenda” es el único lugar, en toda la obra de Lorca, donde se menciona explícitamente no sólo a Buenos Aires –dos veces– y al Río de la Plata (en tres ocasiones), sino también a la mismísima calle Esmeralda. Y es evidente que ello ocurre dentro de uno de los textos más íntimamente consustanciados con la tragedia de la emigración. ¿No es obvio entonces que eso debe haberlo percibido, Federico, por vía de su contacto con la multitudinaria colectividad gallega afincada en la Argentina?
Claro que, como se comprueba tan sólo con leerlos, los Seis poemas galegos no necesitan argumentos para imponerse a nuestro ánimo. Les basta su lograda condición de seres latentes, soberanos y autónomos de lenguaje. Auténtica “gloria de la lengua” (como bien dijo Dante), ellos resultan fehaciente testimonio de una verdadera poesía viva, encarnada en su ser y en su idioma. Y que todavía sigue admirándonos. Como un auténtico milagro. El último que pudo hacer en vida.
* Poeta, traductor, ensayista.

Oído, precisión y verso

Entrevista a Rodolfo Alonso:

Oído, precisión y verso





Rodolfo Alonso es muy conocido en el mundo de la literatura como un gran traductor, sin embargo, es mucho más que eso, es un ensayista y también un poeta. Nació en Buenos Aires, Argentina en 1934 y desde un encuentro muy temprano con la poesía -una tarde escuchando la lluvia- ésta no lo abandonó nunca más.
Link para escucha la entrevista:
Los invitamos a escuchar esta conversación con Vivian Lavín quien lo entrevistó en el contexto del Salón de la Poesía de la FIL de Guadalajara 2014. 
*Fotos: Agradecimientos a la Universidad de Guadalajara. 


20.11.17

La poesía del hombre



La poesía del hombre

Apareció en la revista "Hablar de Poesía", nº 33.


Rodolfo Alonso: Lengua viva. 
Poesía reunida 1968-1993 Eduvim





Estilísticamente, la poesía de Rodolfo Alonso resultainclasificable. En su poesía reunida, sin diferencia de añosy de una página a la otra se suceden breves aforismos deexpresión compacta1y poemas largos en los que abundanlas repeticiones y las enumeraciones relajadas, poemasclásicos en los que pueden silabearse heptasílabos, ende-casílabos y alejandrinos flagrantes y poemas vanguardis-tas que prescinden de la métrica, de los signos de puntua-ción y a veces hasta de la gramática. Las influencias deAlonso son muchas y notorias, pero, a mi juicio, todas res-petables. La más decisiva sea tal vez la de los surrealistas(al que más se parece Alonso es a Prévert –también, esti-lísticamente politécnico; al igual que él, de expresión sen-cilla y temática popular). Sus influencias no son ningúnsecreto: en la obra poética de Alonso abundan las dedica-torias y los homenajes a escritores de todos los tiempos yde todas las regiones (también a cantores populares). Esque, en sus heteróclitas páginas, la poesía en cuanto arteliterario pareciera ser un juego ajeno –el juego de los gran-des, que Alonso ensaya con devoción y humildad–, mien-tras que su verdadero juego –el de nuestro poeta– parecie-_______________1El más lindo de ellos creo que es éste: “Y has de vivir como si eter-no fueras. / Y has de morir como si fuera nada.” Quizás su belleza seamás bien moral que verbal, pero por alguna razón u otra no deja deparecerme una máxima acertada. Me parecen palabras necesarias,palabras que todo hombre algún día querrá o tendrá que recordara ser, en cambio, uno más urgente y próximo, quizás, unoque en absoluto es un juego: me refiero al juego de la vidamisma. Muchos poetas se encuentran en este volumen,pero detrás de todos ellos se siente (y ésta es su principalvirtud) el corazón de un sólo hombre. Sin conocerlo per-sonalmente, hablaré del hombre que dejan entrever lospoemas de Lengua viva; hablaré de los temas y de los sen-timientos en que redundan sus páginas y del microcosmospersonal que éstos delinean. La poesía de Alonso, por su variedad formal, es lúdicay modesta. Su tono es sencillo y directo como el de la can-ción popular; en sus poemas siempre hay un tema, un sen-timiento, algo preciso que decir: la escena idílica, la odafamiliar, el himno a la patria, el homenaje al poeta queri-do, la intuición del propio destino o su reconocimiento enel destino ajeno. Estos son algunos de sus temas más fre-cuentes. Su claridad expresiva armoniza con la solidaridadhumana que declaman muchos de sus poemas. Si bienestos acusan la insatisfacción del poeta por la situación enque ha venido a parar el hombre contemporáneo (la que nodudan en calificar de “barbarie”), resulta completamenteajena a ellos la ira de los profetas. Todos los poemas deLengua viva barruntan el tono de la compasión, de la espe-ranza y del amor al hombre. Estas notas humanas son lomás apreciable de la poesía de Alonso. El siguiente poema creo que ilustra satisfactoriamentelas precedentes conjeturas críticas, pero lo cito, ante todo,porque es uno de los mejores del libro que reseño:Un gorriónGorrión que está en la ramarama que está en el árbolárbol de la ciudadciudad en un país país que está en el mundomundo que se dividey se une por los hombreshombres sobre la tierrasiguiendo oscuras leyescriando entre tembloresjugando a sangre y fuegosobreviviendo amandoa empellones y besosmirando el universocasi como si nadaGorrión que muestro a mi hijosimplemente atareadocerca de su gorrionacriando a sus pichonesempecinado amantesiguiendo claras leyesamenazado apenaspor causas naturalescon enemigos simplesluchando por la vidasin ninguna metáforacasi como si nadaOtro que me gusta especialmente se llama “Unos limo-nes”. Yo omitiría el último verso, lo juzgo indigno del restodel poema; pero, además de que tal omisión podría parecer-le al autor una negligencia o un atrevimiento injurioso (talvez, incluso un inconsciente sabotaje), creo que el versopuede servir aunque sea para ilustrar al lector la insoborna-ble vocación de Alonso por retener a la poesía en el arries-gado dominio de la realidad, en el dominio de la vida coti-diana (por más prosaica que ésta sea). Cito el poema entero: Unos limonesEn la alegría del domingo–por quejosa que sea–otra alegría estalla:(Limones, reyeslegítimos del gustoy de la vista, sabiabelleza que se palpay se huele, dulcessenos dormidosen la palma, altísimodiseño, alto designio,formas, supremo contenido.)voy a comprar limones.   Lengua viva incluye también textos críticos: los prólo-gos de las ediciones originales de los libros recopilados ylos testimonios de algunas figuras destacadas de las letrassobre el autor. Entre estos textos están las respuestas deAlonso a un cuestionario de una revista de poesía venezo-lana. Allí le preguntan a nuestro poeta por “la misión de lapoesía” y este responde (con una pregunta retórica):“¿Cómo evitarse decir que todos quisiéramos que elpoeta fuera capaz, con su palabra, a la vez de realizarsecomo persona y de ayudar a todos sus hermanos, deenunciar la palabra necesaria, imprescindible y única, lapalabra a la vez tan íntima y secreta, húmeda todavía delsilencio de los orígenes, emergiendo en una orilla virgendel universo, y también a la vez general, compartida, fra-terna, solidaria, no tan sólo ofrecida sino también acepta-da por los otros, que entonces la harían suya y le darían destino, aunque ese destino fuera el no poco glorioso devolverse sabiamente anónima, ya sin autor ni tiempo,encarnada en el fluir mismo de la vida y de lo humano?”Creo que la definición de poesía que aquí da el poetacoincide bastante con las descripciones que yo he dadopor mi cuenta de su obra, lo que demuestra su coherenciay su consciencia. Queda a criterio del lector decidir si ésteconcepto de poesía es el adecuado o si es el de su prefe-rencia; yo aquí doy testimonio de que Rodolfo Alonso, enlas páginas de Lengua viva, sí cumple con él. 
 Franco Bordino

   ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------


ARTE DE VER

ALCIÓN EDITORA ACABA DE PUBLICAR UN NUEVO LIBRO DE ENSAYOS DE RODOLFO ALONSO: “ARTE DE VER”


“Se ha querido encomendar a un poeta, Rodolfo Alonso, laintroducción a este catálogo, con la clara finalidad de que lamuestra   sea   vivida   con   el   mismo   clima   que   la   haconcebido”, anunciaba claramente el Instituto Di Tella parasu primer Premio Internacional de Pintura. Y con ello nohacía   sino   inscribirse   en   una   legendaria   relación,   la   lospoetas   con   los   artistas   visuales.   Desde   su   tempranaadolescencia,   y   al   mismo   tiempo   que   se   prodigaba   encreación, reflexión y traducción de poesía, Rodolfo Alonsono dejó de estar relacionado con el mundo del arte. En estelibro   bellamente   singular,   que   se   abre   con   una   hondamirada sobre Baudelaire y sus fotógrafos, se ha reunido lamayor   parte   de   sus   textos   relacionados   no   sólo   con   lapintura, la escultura y el grabado, sino también con el cineo la foto. No sólo Van Gogh, entonces, sino también Nadar.No   sólo   Paul   Gauguin, sino   además   Carl   Dreyer.  Tantocomo   figuras   y   momentos   fundacionales   o   escondidos,discretos o significativos, del arte en la Argentina.RODOLFO   ALONSO.  Poeta,   traductor   y   ensayista   argentino.   Es   vozreconocida   de   la   poesía   iberoamericana.   Fue   el   más   joven   de   la   revista“Poesía Buenos Aires”. Publicó más de 25 libros. Editado en Argentina, Bélgica,Colombia,   España,   México,   Venezuela,   Francia,   Brasil,   Italia,   Cuba,   Chile,Galicia,   Inglaterra.   Premiado   en   Argentina,   España,   Venezuela,   Brasil,Colombia. Escribió  textos  para cine,  como el  célebre  cortometraje “Faena”.También sobre artes visuales. Sus libros fueron ilustrados por grandes artistascomo Libero Badii, Clorindo Testa, Alfredo Hlito, Juan Grela, Rómulo Macció,Rogelio Polesello, Guillermo Roux, Miguel Ocampo, Josefina Robirosa. Tuvo asu cargo la edición, revisión y prólogo de los escritos inéditos de Alfredo Hlito:“Dejen en paz a la Gioconda” (Infinito, 2007). Primer traductor de FernandoPessoa en América Latina, a la vez primera con sus heterónimos en castellano.Junto con  Klaus Dieter  Vervuert, fueron de los primeros en traducir  a PaulCelan. Tradujo también a Giuseppe Ungaretti, Gillo Dorfles, Marguerite Duras,Jacques Prévert, Dino Campana, Guillaume Apollinaire, Charles Baudelaire,Manuel Bandeira, Rosalía de Castro, Olavo Bilac, Stéphane Mallarmé, AndréBreton, Machado de Assis, Geoges Schehadé, René Char, Saint-Pol



18.11.17

Poesía reunida de Rodolfo Alonso

LA GACETA LITERARIA
La palabra entregada

Poesía reunida de Rodolfo Alonso

15 Oct 2017 





ALONSO.Una obra para repensar la poesía contemporánea.
COMPILACIÓN
EL USO DE LA PALABRA
RODOLFO ALONSO
(Eduvim - Córdoba) 
La trayectoria del poeta, traductor, ensayista y ex editor argentino Rodolfo Alonso (1934), es tan amplia como notable. Figura reconocida de la poesía iberoamericana, primer traductor en América Latina de Fernando Pessoa (primero a la vez de sus heterónimos en castellano), antologías y libros suyos circulan tanto en Europa como América Latina con renovado interés. Hoy, Editorial Universitaria de Villa María continúa publicando su poesía reunida con quien ya editó anteriormente Lengua viva (1968-1993); volúmenes que no respetan la cronología de las publicaciones originales, y que han sido compilados por el propio Alonso. Se trata de un rescate que permite repensar la situación de la poesía contemporánea.
El uso de la palabra reúne seis poemarios aparecidos entre 1956 y 1983, etapa clave en la producción poética de este infatigable autor. En él se podrá apreciar todo un arco de matices de un poeta exigente con el uso de una voz que se manifiesta siempre precisa. La experiencia de una larga y fecunda vida, vuelta lenguaje personal. Entre dientes (1963), Hablar claro (1964), Relaciones (1968), Hago el amor (1969), Guitarrón (1975) y Alrededores (1983), operaciones líricas donde Alonso mejor sondea el misterio del poema, siempre a través de La palabra / entreabierta / La palabra entrañable / La palabra entregada.
Sensible -jamás sensiblero-, lúcido (“Contra la soledad contra la muerte/ la vida invade los intersticios de la nada”), generoso en su accesibilidad. En suma, esta obra reunida delínea una personalidad férrea en sus posiciones frente a la vida, despojada de toda grandilocuencia, templada en la observación minuciosa, que no guarda nada de lo que siente y lo que piensa. Una poética que puede sacarnos del tiempo y del espacio para así contemplar el mundo de forma disímil.
Escrupulosamente conformada, la edición cuenta con los prólogos orginales, no ocurre lo mismo con las ilustraciones. Fernand Verhesen firma el prólogo integral. Curiosamente el voluminoso tomo se abre con una cita de Alain Fournier, autor dilecto de Jorge Teillier, otro admirable poeta de la lengua castellana.
© LA GACETA
Augusto Munaro

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------



Texto del mensaje

25° Festival Internacional de Poesía de Bogotá








Jueves 11 de mayo de 2017 


Presentan recital del Festival Internacional de Poesía de Bogotá

 Bogotá, 5 may (PL) Con un recital realizado en el contexto de la Feria del Libro de Bogotá (Filbo), comenzó el XXV Festival Internacional de Poesía anual de la capital colombiana, que tiene como país invitado a Noruega. 

En esa primera presentación en Filbo leyeron sus poemas bardos nacionales como Samuel Jaramillo, Fernando Linero y el poeta homenajeado de este año, William Ospina.

El recital en el recinto ferial Corferias estuvo acompañado del músico Leandro Sabogal, quien musicalizó varios poemas de los ponentes invitados al certamen.

A este evento han sido invitados maestros de la poesía iberoamericana, como el español José Ramón Ripoll, quien recientemente ganó el XXIX Premio Internacional de Poesía Fundación Loewe.

También se encuentran en Bogotá el argentino Rodolfo Alonso, primer traductor de Fernando Pessoa (Portugal) y sus heteronónimos. Por México asiste el poeta Ã'scar Oliva.

Asimismo, está presente el venezolano Rafael Cadenas, a quien su obra lo sitúa como uno de los grandes exponentes de la poesía modernista hispanoamericana, según críticos literarios colombianos.

Ospina es el homenajeado del XXV Festival debido a que presenta en esta ocasión dos poemarios inéditos: Más allá de la aurora y del Ganges (2006) y Sanzetti (2017).

Considerado como un referente en Latinoamérica, el festival bogotano está dedicado en esta oportunidad a los temas 'Maestros de la poesía iberoamericana contemporánea' y 'Poesía y Paz'.

Este certamen literario lo auspicia el Programa Nacional de Concertación Cultural del Ministerio de Cultura y el Instituto Distrital capitalino de las Artes.

mem/fa

-------------------------------------------------------------------------------